La asignatura que hace que los niños sean más inteligentes

“Es horrible limitar las horas de Música, Plástica y Educación Física, porque son los aprendizajes más transversales que hay. También en Secundaria, pero especialmente en Primaria, el resto de asignaturas debería construirse encima de estas tres”. Esta es una de las frases de un vídeo que se ha visto en Internet 3,3 millones de veces en seis meses. Y no sale de la boca de ningún juglar, artista o filósofo, sino de un científico, el biólogo genetista catalán David Bueno, que canta las excelencias del aprendizaje de estas disciplinas como potenciadoras del desarrollo del cerebro de los niños y garantía de una mejora en los resultados académicos del resto de asignaturas. (…)

Según Bueno, “la música es una gimnasia cerebral, es de las pocas actividades que activan todo el cerebro simultáneamente; más que resolver una multiplicación. Debería haber música en todos los niveles, no solo escuchar música, sino tocar música, un instrumento, el que sea y, cuanto más complejo más se activa el cerebro, No me refiero al mito de escuchar a Mozar, sino a cualquier músico”. Recuerda que la neurociencia lleva 20 años acumulando estudios en esta dirección. “Pero hace falta que los que hacen las leyes, los currículos, se fijen en los avances de la ciencia”, añade.

Hace precisamente dos décadas, el doctor Martín F. Gardiner, director de la Escuela ce Música de Providence (Rhode Island) aseguraba en la revista científica ‘Nature’ (1996) que una educación musical y artística especialmente diseñada podría llevar a mejoras espectaculares en la lectura y las matemáticas. Lo comprobó con un experimento con niños de entre 5 y 7 años con malos resultados académicos que, tras haber recibido clases musicales, igualaron a los mejores en lectura y superaron a los de matemáticas. Desde entonces, como cuenta Bueno, se amontonan las investigaciones en este sentido.

Texto de ISABEL IBÁNEZ extraído de:

La música es uno de los pilares del modelo educativo del Colegio Cisneros Alter ya que las considera esenciales para el desarrollo físico y mental de los niños.

En esta línea, ha puesto en marcha la Escuela de Música del Cisneros, una nueva actividad de educación musical, que se imparte en las instalaciones de Valle Tabares.

A través de esta iniciativa, los niños se acercan a la música de una forma novedosa y divertida potenciando la autoestima, la socialización y el desarrollo intelectual y creativo.

Las clases, conformadas en grupos reducidos para garantizar el máximo aprovechamiento de los alumnos, están adaptadas a todas las edades y diseñadas para que aprendan jugando.

La encargada de llevar a cabo esta actividad es la empresa Musinnova, con más de 15 años de experiencia, y un equipo docente multidisciplinar con formación para la enseñanza musical en todas sus vertientes y una actualización continua.

Musinnova desarrolla un programa innovador en educación musical que promueve un aprendizaje positivo basado en el disfrute individual a través de la vivencia en grupo y siempre bajo una metodología vivencial y participativa. Se enseña desde la práctica a la teoría, nunca al revés.

En este  año se oferta formación en los siguientes instrumentos: Violín, guitarra, violonchelo, oboe, clarinete y saxofón. A su vez, la actividad está abierta tanto al alumnado del Colegio Cisneros Alter como a estudiantes externos al Centro.

 

 

 

 

 

CompartirShare on Facebook
Facebook